Ideas para decoración con estilo nórdico

Ideas para decoración con estilo nórdico

Similar al minimalismo, el estilo nórdico es una tendencia de diseño que, a través de elecciones moderadas y exquisitas combinaciones, hace posible que un espacio se perciba como realmente acogedor.

Definido como un estilo minimalista que combina texturas y tonos suaves para obtener decoraciones modernas y al mismo tiempo elegantes y cálidas, mediante el énfasis en las líneas limpias, muebles simples y principalmente funcionales, hermosos y cómodos.

No es poca cosa ser capaz de ejercer moderación en las elecciones de decoración para lograrlo, y es quizá por eso que el estilo nórdico nunca deja de estar de moda.


¿Quieres conseguir este delicado aspecto en tus ambientes? Toma nota de los siguientes consejos:

Juega con la luz natural: El estilo nórdico se caracteriza por sus paletas de colores minimalistas, por prestar una gran atención a los detalles y por emplear muebles modernos y llamativos. Con elementos tan discretos, la luz se convierte en un factor altamente relevante, así que colocar sofás, escritorios, cuadros e incluso jarrones y otros elementos que desees destacar en la decoración, a juego con la luz natural, sin duda será un acierto que te ayudará a conservar la sencillez y el minimalismo.

Agrega contraste: Los altos contrastes son otro de los sellos distintivos del diseño nórdico de interiores. Imagina una sala de estar cuyas paredes son completamente blancas, contrastando con muebles completamente en negro, creando una imagen impactante; a esto nos referimos al sugerirte que agregues contraste en tu decoración.

Elige colores apagados o poco brillantes: Tonos sobrios como la gama de grises, marfil y salvia, e incluso transparencias y espejos, son ideales para darle acento a las decoraciones nórdicas minimalistas.

Piensa en comodidad: Si existiera una filosofía detrás del estilo nórdico sin duda sería hacerla lo más cómoda y acogedora posible. Piensa en tu propia definición de comodidad y combínalo con la funcionalidad que te ofrecen tus muebles y demás elementos decorativos, y conjugalos para lograr este objetivo.

Mezcla texturas: Los muebles sencillos, de líneas limpias y de tonos apagados o grisáceos pueden llegar a sentirse fríos y poco atractivos. Pero, si los mezclas con una acogedora mezcla de texturas, por ejemplo con manteles, cortinas, cojines y alfombras que le aporten un tono sutil de color, además de servir como acento visual lograrás el principal cometido de este estilo que es, como hemos dicho anteriormente, que el espacio en cuestión sea lo más cómodo y acogedor posible.