Ideas de decoración vintage

Ideas de decoración vintage

El concepto de color sin color, o bien, todo lo relacionado con pinturas tenues e incluso desgastadas adornando objetos, paredes, cortinas y otros accesorios que, a pesar de no ser nuevos, llaman la atención e incluso permanecen de moda por su forma y diseño, conforman lo que conocemos como decoración vintage.

Se trata de un estilo que no pierde vigencia; al contrario, podemos decir que cada tendencia lo enriquece más.

¿Necesitas algunas ideas para que tu espacio luzca genial bajo el concepto vintage? Toma nota, te compartimos algunas ideas que te ayudarán a hacer el proceso más sencillo:

Crea tu propia colección de artículos antiguos útiles o vintage: Antes de donar, tirar o desechar de cualquier manera ese tazón, jarrón, cenicero, candelabro o cualquier otro artículo bien conservado pero de hace algunos años atrás, detente. Incluso, cuando estés de paseo por un bazar o tienda de antigüedades, considera comprar los objetos que más te gusten o llamen tu atención. Luego, guárdalos en una estantería o en cualquier otro espacio destinado al almacenamiento en tu hogar. Cuando llegue el momento de poner en marcha tu plan de decoración, recurre a ellos y con su ayuda recrea un verdadero ambiente vintage que, además, llevará tu toque personal por haber elegido cada uno de los componentes.

Vintage=marcos: El uso de marcos es un básico del concepto vintage. Colecciónalos, cómpralos o reutilízalos y luego cuélgalos en la pared. Elígelos de un color que contraste con la pintura, colócalos sobre las mesas de apoyo o simplemente utiliza pequeñas piezas en la cocina y en el comedor que armonicen con el estilo decorativo del resto de la casa. ¿Qué puedes enmarcar? ¡Tu imaginación es el límite! Fotos de paisajes, de celebridades, frases inspiradoras, posters de películas…

Usa el no color a tu favor: El no color es el lienzo o fondo tenue que generalmente se acentúa con un toque de otro tono, por ejemplo un fondo blanco con vistas verdes, un fondo gris con un poco de azul o un lienzo crema con un toque de nude. Estos colores son acogedores y envolventes, y al mismo tiempo, neutros y del gusto de la mayoría de las personas. Jugar con el no color brinda nueva perspectiva acerca de los lugares o habitaciones y puede ayudarte a situar a tus invitados en un ambiente de mediados de siglo (Realmente vintage, ¿no?).

Respeta el propósito que tiene cada artículo: Para lograr un estilo vintage no tienes que descubrir el hilo negro ni reinventar la rueda; simplemente se trata de recrear con creatividad y ánimo de innovación. Algo que puede ayudarte es dar un vistazo en bazares de antigüedades, ahí puedes encontrar artículos clásicos y auténticos que puedes colocar en tus espacios simplemente como lo que son: piezas decorativas que están ahí para ser admiradas.

Disfruta tu creación: Una vez que has seleccionado y logrado combinar de manera exquisita cada elemento para lograr la decoración con la que habías soñado, seguramente querrás que tu obra permanezca intacta el mayor tiempo posible. Sin embargo, te recomendamos que disfrutes al máximo tanto de los muebles como de las vistas y los objetos que decidiste colocar, sin miedo a reorganizar e incluso a remodelar cada vez que resulte necesario.