Iluminación para oficina o tienda

Iluminación para oficina o tienda
Por una amplia variedad de razones, elegir la iluminación adecuada para la tienda u oficina se ha convertido en una de las principales prioridades de propietarios, gerentes y personal a cargo.

Sin importar si la fuente de iluminación en las instalaciones de la empresa o negocio en cuestión es natural, artificial, brillante y azul, o tenue y amarilla, el tipo de luz a la que están expuestas las personas no sólo afecta su estado de ánimo o su interés de compra, también los ritmos circadianos y la salud física, y en consecuencia la productividad y la creatividad pueden ser estimulados por este medio.

Tener luces alrededor permite que las personas sean más creativas y tengan más ideas innovadoras, algo similar a lo que sucede cuando estás bien descansado o descansada y tu energía, estado de alerta y motivación se encuentran en niveles altos. En cambio, cuando la iluminación es demasiado tenue puede obligarte a forzar la vista y hacer que sientas cansancio y somnolencia; la iluminación demasiado brillante, por otro lado, puede ser dura para los ojos, perturbar el sueño y desencadenar síntomas de migraña.

Ahora que conoces las consecuencias de instalar iluminación inadecuada, seguramente querrás propiciar el ambiente ideal tanto para tus clientes como para tus colaboradores. Sin embargo, habiendo tantos tipos de colores de luz y accesorios para montarlas, puede ser difícil determinar qué tipo de iluminación es mejor para lograr tus propósitos. Para ayudarte a aclarar el panorama, te compartimos algunos consejos que pueden guiarte a mantener empleados saludables, comprometidos y productivos, y con ello clientes satisfechos y felices.

Luces LED Vs. fluorescentes: Las luces LED se han convertido en una alternativa de bajo consumo energético, comparadas con las luces fluorescentes. Aunque es cierto que los focos LED son un poco más caros, cuando se usan en la oficina el ahorro de dinero puede llegar a ser verdaderamente notable a mediano y largo plazo, pues aunque la inversión inicial exceda el presupuesto originalmente destinado para ello, estas luces generalmente tienen una vida útil más larga que las fluorescentes y no usan el exceso de energía en forma de radiación infrarroja como éstas lo hacen. Las luces LED también pueden ser beneficiosas para la salud de los empleados. Aunque es poco probable/frecuente, la iluminación fluorescente puede desencadenar síntomas de migraña en personas que están predispuestas a ellos. Dado que los colaboradores suelen invertir varias horas de su día en el trabajo, los focos fluorescentes también pueden interferir con los patrones de sueño al inhibir la producción de melatonina. En cambio, las luces LED generalmente se pueden atenuar para que coincidan con la hora del día y la temporada, lo que las convierte en una mejor opción para mantener una plantilla de colaboradores saludable.

Aprovecha al máximo la luz natural: La exposición a la luz natural en la oficina disminuye la fatiga visual, los dolores de cabeza y la visión borrosa. También ayuda a regular las hormonas y mantiene el ritmo circadiano bajo control, lo que ayuda a las personas a dormir profundamente por la noche y trabajar y realizar sus actividades productivamente al día siguiente. Así que si tu oficina o negocio no tiene ventanas, te recomendamos considerar la instalación de tragaluces para ayudar a irradiar la luz.

Color y temperatura de la iluminación de la oficina: El color y la temperatura de la iluminación deben variar de acuerdo con la función del espacio. La cantidad correcta de luz y las implicaciones para la salud de los diferentes espectros e intensidades deben considerarse al diseñar un espacio. En general, las luces amarillas o naranjas más cálidas tienden a ser mejores para relajarse, mientras que las luces azules y blancas más frías son buenas para trabajar, despertarse y concentrarse. Si es posible, la temperatura y el color de la iluminación deben variar de acuerdo con la hora del día. Por la mañana, lo ideal es que la luz sea más brillante y fría para ayudar a los empleados a mantenerse alerta y concentrados. A medida que avanza el día, la iluminación debe ser más cálida, ayudándolos a relajarse.