Recibe descuento especial al comprar $20,000+

El estilo industrial es una tendencia de diseño que, ni es nueva, ni va a desaparecer pronto; todo lo contrario, su enfoque en la funcionalidad y en la simplicidad lo mantienen vigente sin importar cuántos años pasen. 

Se trata de un estilo inspirado en las antiguas fábricas y almacenes de la revolución industrial, áreas de las cuales se adoptaron elementos como el hormigón o concreto en bruto, ladrillos a la vista, vigas de acero y accesorios de iluminación industrial. Al mismo tiempo, se relaciona con la recuperación y la reutilización de artículos antiguos como lámparas viejas, bancos de trabajo y estanterías de almacenamiento.

Cuando se trata de iluminación industrial, no hay mejor referente e inspiración que las lámparas que iluminaban las fábricas de la revolución industrial, por ejemplo, colgantes industriales con pantallas de vidrio acanalado, colores metálicos fríos y jaulas de alambre.

¿Quieres recrear este ambiente en tu casa, tu oficina o tu estudio? Estos son los 4 aspectos que debes considerar para lograrlo:

  1. Suaviza la perspectiva: Uno de los principales retos para recrear un ambiente estilo industrial, es lograr que el espacio luzca como tal y que al mismo tiempo sea cálido y acogedor. Si no se hace bien, las habitaciones de estilo industrial pueden parecer frías y estériles. Suaviza la perspectiva contrastando los muros de hormigón en bruto y las vigas expuestas con elementos más suaves, como alfombras, cuadros o muebles de madera. La iluminación juega un papel fundamental aquí, pues las luces demasiado brillantes o demasiado frías pueden proyectar sombras duras o desteñir un espacio desnudo, por lo que es mejor suavizar el área con una iluminación ambiental cálida, por ejemplo, la que proporcionan los focos LED cálidos, que además de lucir geniales, emiten un brillo cálido que se irradia por toda la habitación y suaviza los bordes ásperos y las paredes lisas. 
  2. Elige colores fríos: La regla general principal de la decoración industrial es apegarse a las paletas de colores neutros: el blanco, el gris, el negro y el café son las opciones más populares. Teniéndolos como base, los toques de colores brillantes pueden compensar la crudeza de los materiales expuestos, como los verdes, naranjas y rojos. La iluminación de concreto es una opción minimalista e industrial cruda y elegante que se ve muy bien en un loft o en un almacén. Puedes lograrla simplemente instalando luces colgantes, por ejemplo, sobre la cocina o la sala. 
  3. Agrega textura: Las lámparas colgantes de vidrio prensado, particularmente las elaboradas con vidrio reciclado, tienen un aspecto crudo de inspiración industrial que hace que baste con instalarlas para armonizar con este estilo decorativo.
  4. Emplea lámparas y objetos decorativos de acero y de metal: Para obtener un aspecto industrial, asegúrate de agregar mucho acero y metal. Una lámpara de acero negro se percibe cruda y natural, principalmente cuando complementa una paleta de colores fríos o neutros. El acero en bruto también contrasta bien con los acabados de madera que suelen instalarse en espacios de inspiración industrial. 
  • Bonus-Cuida las bombillas: No hay mejor forma de lograr que un ambiente grite industrial, que las bombillas tradicionales de Edison. Los focos de filamento expuesto son una manera fácil de acentuar un estilo industrial fresco. Para conseguirlo, elige una lámpara  colgante que facilite la exposición de la bombilla.